Fue un largo proceso llegar hasta aquí, en Bogotá las cosas brillan y las flores no son la excepción. Utilizamos maderas 100% colombianas y la tecnología adecuada para tener un producto orgánico, natural y hermoso.